Inicio » La misión de la ONU en Siria, atacada por unos francotiradores mientras investigaba la zona de la masacre
26.08.2013

La misión de la ONU en Siria, atacada por unos francotiradores mientras investigaba la zona de la masacre

Francotiradores no identificados han atacado los investigadores de la ONU cuando estaban se disponían a recoger pruebas en el lugar de la masacre del pasado miércoles, donde la oposición denunció la muerte de más de mil personas en un supuesto ataque con armas químicas.

El portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, informó en un comunicado que el ataque ha dejado el coche “inservible” y el equipo ha vuelto a un punto de control del gobierno. Los investigadores tienen previsto volver a la zona cuando se les facilite otro coche. Según informa la BBC, los investigadores ya estaban en el suburbio de Goutha, en las afueras de Damasco, cuando se han visto obligados a volver atrás.

Los investigadores han salido este lunes del hotel de la capital donde se alojan en Damasco, según ha informado una fuente de la ONU, que ha dicho que no sabía el lugar exacto donde se dirigían. El gobierno sirio ha culpado a “grupos terroristas armados”-nombre que da a los rebeldes-de tirotear los miembros de la misión de la ONU.

La concesión del régimen de Bashar al Asad a las presiones de la comunidad internacional, sin embargo, es posible que no evite una intervención militar si realmente se prueba que ha atravesado la fina línea roja que el presidente de EEUU estableció hace un año : el uso de armas químicas. Obama ha intensificado las conversaciones con sus aliados para sopesar diversas acciones militares como represalia a la masacre.

De hecho, a través de un comunicado de Downing Street, Obama y el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, prometieron el domingo una respuesta contundente si se prueba que el régimen sirio utilizó armas químicas contra su población. Los dos líderes mantuvieron el sábado por la noche una conversación telefónica y decidieron ordenar que “examinen todas las opciones” sobre la nueva deriva de la guerra civil de Siria.

Cameron y Obama también hablaron por separado con el presidente francés, François Hollande, y juntos condenar “sin reservas el uso de armas químicas en Siria”. Los mandatarios acordaron abordar “cuanto antes” la respuesta internacional al cada vez menos presunto ataque químico.

Rusia ha advertido este lunes a los Estados Unidos que está “profundamente alarmada” por la posibilidad de que haya un ataque a Siria. El ministro de Exteriores ruso ha hablado con su homólogo estadounidense. Moscú dice que hay indicios de que el ataque químico denunciado por la oposición siria fue un montaje

“Pocas dudas”
Por otra parte, un alto funcionario de la Casa Blanca aseguró que tienen “pocas dudas” del uso de armas químicas que hubiera hecho el régimen y añadió que aunque Damasco permita la inspección de la misión de la ONU será “demasiado tarde para ser creíble”, ya que habrá tenido tiempo de esconder la evidencia. “Si el gobierno sirio no tenía nada que ocultar y quería demostrar al mundo que no había usado armas químicas, habría puesto fin a sus ataques contra la zona y habría autorizado el acceso inmediato a los inspectores de las Naciones Unidas hace cinco días”, afirmó.

Las autoridades sirias volvieron a desmentir ayer que tuvieran que ver con este ataque, y finalmente el ministro sirio de Exteriores, Faisal al-Mekdad, informó que había llegado a un acuerdo con la ONU para que las inspecciones comiencen hoy para exponer las falsas acusaciones de los grupos terroristas que acusan a las fuerzas sirias de utilizar armas químicas.

Rusia, un aliado del gobierno sirio desde el inicio del conflicto, acusó también a los rebeldes de la utilización de las armas y considera “inaceptable” la postura de Washington y Londres, que ha tachado de “propaganda anti-siria” para presionar en contra del régimen de Al Asad. El portavoz del ministerio de Exteriores ruso, Alexander Lukaixevic, instó a los países que quieren una intervención militar en Siria a evitar “errores trágicos” y criticó que algunos intenten “imponer a los expertos de la ONU unos resultados de la investigación”.

Liderar desde atrás
Obama, que este fin de semana se ha reunido con los asesores de seguridad para discutir la posición de Estados Unidos en el conflicto sirio, continuará buscando en los próximos días el apoyo internacional para una posible acción militar. El presidente estadounidense es reticente a iniciar otra guerra y, de hecho, descarta una intervención terrestre como las experiencias traumáticas de Irak o Afganistán. Por ello, se inclina por repetir la estrategia que usó en Libia o la seguida por el presidente Bill Clinton en Kosovo. Las dos acciones militares se hicieron bajo el paraguas de la OTAN.

Así se impondría de nuevo “el liderazgo desde la línea de atrás”-una expresión que utilizó en 2011 un asesor de Obama para describir la intervención que provocó la caída del dictador libio, Muamar Gadafi-. El presidente no ha tomado aún ninguna decisión pero cada vez se ve más forzado a intervenir, ya que todo indica que Siria, con su supuesto ataque químico, habría traspasado la línea roja que marcó hace un año. Los analistas creen que la acción militar será limitada, pero algunos legisladores de los dos partidos hace días que exigen a Obama una respuesta contundente al conflicto, ya que creen que la opción de no hacer nada perjudicará la credibilidad de Estados Unidos.

No hay comentarios

Deja tu comentario