El Real Madrid tiene que sacar la artillería para remontar en Riazor


El Real Madrid ha tenido que apretar el acelerador para derrotar al Deportivo de la Coruña en Riazor. Los gallegos han adelantado en el marcador gracias a un gol de Riki en el minuto 35, con un fuerte disparo cruzado, pero los madrileños han remontado en el segundo tiempo con goles de Kaká e Higuaín. Ha hecho falta que entraran al campo Cristiano Ronaldo, Özil y Khedira, inicialmente en el banquillo, porque el equipo se activara y creara peligro contra un Dépor dinámico e intenso.

La idea de Mourinho era reservar fuerzas de algunos de sus hombres importantes de cara al partido que le enfrentará al Barça en la vuelta de semifinales de la Copa del Rey, pero ha tenido que tirar de ellos para levantar un partido que se le ha puesto en contra desde el comienzo. A pesar de dominar la posesión, los blancos estaban lentos, sin ‘punx’. El Dépor ha encadenado buenas ocasiones cerca de la media hora de juego. Después de que Pizzi fallara dos oportunidades claras de gol y que Diego López parara un remate de Abel Aguilar, ha llegado el gol de Riki, que hacía justicia a los méritos de un Dépor ordenado. Pizzi tuvo en sus botas el 2-0 pero Marcelo, bajo palos, lo ha evitado.

Los buenos minutos finales de los gallegos han obligado Mourinho a mover piezas en el descanso. El técnico portugués ha dado un cuarto de hora a sus hombres para cambiar la cara al partido y, aunque mejorar en ataque, los once futbolistas eran incapaces de superar Aranzubía. En el minuto 57, Mourinho ha hecho un triple cambio: Cristiano, Özil y Khedira por Marcelo, Essien y Modric. El Madrid se ha volcado en el área del Dépor, arriesgando mucho, dejando muchos espacios. Los gallegos han dispuesto de alguna rápida transición que habría sentenciado el choque, pero el poder ofensivo de los blancos se ha acabado imponiendo.

Con un gran disparo desde fuera del área, Kaká ha hecho el 1-1 y ha animado a sus compañeros, mucho más ágiles que en el primer tiempo. En una acción a dos minutos del final llegó el 1-2 definitivo. Kaká ha visto un desmarque al espacio de Cristiano, que ha asistido a Higuaín para que el argentino marcara a portería vacía.

El tiempo añadido, Di María ha sido expulsado por dos amarillas bien absurdas. El árbitro Álvarez Izquierdo le ha amonestado por tocar el balón en una falta del Dépor. Y, después, el colegiado le ha quitado la segunda amarilla por no respetar sus órdenes de distanciarse del pateador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*