Warning: Declaration of tie_mega_menu_walker::start_el(&$output, $item, $depth, $args) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = Array, $id = 0) in /furanet/sites/elamigodelpueblo.com/web/htdocs/wp-content/themes/amigodelpueblo20/functions/theme-functions.php on line 1902
El 80% de la energía en Francia es nuclear: La importancia del Níger - El Amigo del Pueblo

El 80% de la energía en Francia es nuclear: La importancia del Níger


El desierto es vasto y tenebroso, escenario de leyendas, que alimentan el miedo y la desinformación. Uno de los motivos importantes para sostener la intervención francesa en Malí es las reservas de uranio del subsuelo del norte de Níger. El Sahel de Níger y de Malí, tierra de tuaregs, es un mismo territorio geográfico, semidesértico, separado tan sólo por una línea en los mapas dibujados por los colonizadores. Y Francia lo sabe muy bien. Dibujó estos mapas. Después, instaló industrias extractivas. La capital de Níger, Niamey, es mucho más cerca de Gao, la ciudad tuareg del norte de Malí, actualmente bajo control islamista, que no de la propia capital, Bamako.

Un dato importante, de un libro básico: Areva en Afrique. Une face caché du nucléaire français ‘(Editions Agone & Survie, 2012), de Raphaël Granvaud. Francia ha desarrollado su energía nuclear, justificándose, falsamente, en la independencia energética del país. Desde 2001, año que cerró la última mina de uranio francesa, la compañía estatal Areva, el gigante nuclear del estado, extrae gran parte del combustible para las nucleares civiles y militares del subsuelo africano, con consecuencias sanitarias, ambientales y sociales desastrosas para los ciudadanos de esos países.

Un tercio del uranio necesario para las 58 centrales nucleares francesas proviene del Níger. Una aportación vital para Francia, porque la energía nuclear aporta el 80% de la electricidad del país, un caso único en la economía mundial.

En Malí, hoy, los hechos objetivos son que el avance de los grupos islamistas radicales, como Ansar Dine, tanto si son auténticos como si actúan bajo bandera de conveniencia, ha sido nefasto para la población local. Sin lugar a duda. Que quede claro. Ya hay cientos de miles de desplazados. A la vez, han marginado los movimientos tuareg laicos, de liberación, como el MNLA (Movimiento Nacional de Liberación del Azawad), que, desde la independencia en 1959-60, se suceden en la lucha por la libertad de su pueblo. Y, al mismo tiempo, este avance de los grupos islamistas justifica, en teoría, la intervención militar de Francia. Pero cuáles son las verdaderas intenciones de Francia? ¿Qué hay detrás estos movimientos fundamentalistas? ¿Qué hay de expansión islamista armada? Hay intereses mafiosos o políticos? Es imposible calibrar. Hay una nebulosa impenetrable.

Vale decir, también, que el Sahel hay una militarización creciente, no sólo en torno a los intereses franceses de Areva. También hay inversiones norteamericanas y chinas, como la apertura, en 2010, de la mina de uranio china Azelik, al norte de Níger, o el montaje de una ‘joint-venture’ en 2005, entre Total, Sipex (filial de la argelina Sonatrach) y Qatar Petroleum International, para la exploración de petróleo en la cuenca de Taoudeni, en el cantón de Mauritania, entre más.

En África occidental, históricamente, la influencia del estado francés y la ‘Françafrique’, la mafia parastatal neocolonial, ramificada en una compleja red de empresas, servicios secretos, políticos, diplomáticos, compañías de seguridad privada y mercenarios, no ha dudado nunca a impulsar golpes de estado y guerras para asegurar los impresionantes recursos que extrae. Cuando Francia, el gendarme de África, actúa por la fuerza amparándose en conceptos como ‘reforzar la democracia’ o ‘la seguridad de la región’, se refiere, en realidad, a su seguridad, que, en este caso , podría ser la energética. Además, el apoyo a las democracias africanas queda invalidado por su historial de apoyo a dictadores corruptos, y golpes de estado militares, todo el continente.

Me pongo en contacto con uno de los mejores especialistas franceses, Raphaël Granvaud, autor de ‘Areva en Afrique. Une face caché du nucléaire français ‘(Agone, Survie, 2012), y’ Que fait la armée française en Afrique? ‘(Agone, Survie, 2009). Le expongo mis dudas y me sugiere pistas.

De entrada, pone en cuestión algunos de los argumentos oficiales que justifican la acción militar francesa: motivos humanitarios, de protección de sus ciudadanos expatriados, la demanda de ayuda del presidente interino de Malí, la retórica de ‘guerra contra el terrorismo’ de G. W. Bush, ‘más que inquietante-dice-porque autoriza todas las derivas, tanto en Francia como en Mali. El estado de urgencia en ese país, de entrada, ha permitido prohibir todas las manifestaciones de los movimientos antiimperialistas, lo que ha sido escandalosamente aceptada por el embajador de Francia ‘.

Sobre los intereses económicos franceses, comenta: ‘Están, pero no explican por sí solos la intervención. No hay duda de que el poder político francés y el estado mayor militar, razonan siempre de manera regional, cuando se trata del “patio trasero” africano. Es la teoría del dominó y los riesgos de desestabilización en cadena. Los riesgos para los países vecinos existen realmente. Los rehenes franceses actualmente en manos de Al Qaeda del Magreb Islámico han sido capturados en Níger, en el corazón de los intereses estratégicos franceses. La proximidad de las minas de uranio de Areva constituyen, en efecto, en mi opinión, una de las motivaciones importantes que explican la virulencia de la reacción francesa ‘.

El nivel actual de extracción de uranio en Níger es importante, aunque las cifras de 2012 aún no están disponibles, “pero la producción ha batido récords, con más de 4.000 toneladas extraídas, más de un tercio de la producción mundial del grupo Areva. También existe la mina de Imouraren, que será la más grande a cielo abierto de África, pero se aplaza la apertura constantemente, y probablemente no comenzará la actividad hasta que los precios del uranio no se remonten . Toda la producción de Areva no va destinada sólo a Électricité de France: Areva firmó un contacto, en septiembre de 2012, para el suministro de más de 30.000 toneladas de uranio en el período 2014-2035 ‘.

Además el impacto de la decisión, y la eficacia a corto o medio plazo, que también califica de inquietante, Granvaud destaca, como ya ha sucedido más veces, ‘el reflejo pavloviano de casi todos los medios y de la clase política francesa a favor de los militares franceses. Las pocas críticas han sido más de forma que de fondo ‘, añade

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*