Warning: Declaration of tie_mega_menu_walker::start_el(&$output, $item, $depth, $args) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = Array, $id = 0) in /furanet/sites/elamigodelpueblo.com/web/htdocs/wp-content/themes/amigodelpueblo20/functions/theme-functions.php on line 1902
El nuevo "Bin Laden" tiene aterrorizado a todo Estados Unidos - El Amigo del Pueblo

El nuevo “Bin Laden” tiene aterrorizado a todo Estados Unidos


Un joven experto en explosivos se ha convertido por EEUU en la figura más amenazante de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP). Se trata de Ibrahim al Asiri y se encuentra bajo el acecho de las Fuerzas Militares de Washington

Las bombas diseñadas para este terrorista son implantadas prácticamente en la ropa o el cuerpo del atacante suicida, lo que las hace casi indetectables y pueden causar daños considerables, informa el diario francés ‘Atlantico’.

Ibrahim Hassan al Asiri es el experto en explosiones principal de AQPA y uno de los líderes más peligrosos de Al Qaeda en general. Nació en 1982 en Riad, Arabia Saudita, en una familia militar media. Después de terminar la secundaria, se matriculó en la Universidad de Riad, en el Departamento de Química: su plan era convertirse en un especialista y trabajar en la industria petroquímica local.

La guerra en Irak

Sin embargo en 2003, después de la invasión de las fuerzas de EEUU en Irak, decidió dejar los estudios para combatir bajo el estandarte de Al Qaeda en Mesopotamia. Algún tiempo después fue detenido en la frontera con Arabia Saudí y condenado a tres años de prisión.

A principios de 2007, su nombre apareció de nuevo en la lista de los miembros de Al Qaeda buscados por las fuerzas de seguridad saudíes bajo la sospecha de preparar ataques terroristas a gran escala contra varias instalaciones petroleras locales.

A principios de 2009 Ibrahim Al Asiri fue proclamado como uno de los fundadores de AQPA, la nueva rama de Al Qaeda, y nombrado jefe de explosivos, cargo que fue autorizado por el mismo Osama bin Laden.

Para probar su lealtad y su conocimiento, decidió utilizar a su hermano menor, Abdullah, como atacante suicida contra el responsable de la lucha antiterrorista en Arabia Saudita, el príncipe y viceministro del Interior Mohamed bin Nayef, que sólo resultó herido en el atentado. El atacante consiguió pasar desapercibido ya que la carga explosiva estaba escondida en la ropa interior. Era un tipo nuevo de explosivos sin un componente de metal.

Escala mundial

Cuatro meses más tarde, el Asirio tuvo la oportunidad de experimentar con el mismo tipo de explosivo y el método de aplicación en la ropa interior en el plano internacional. El joven nigeriano Umar Farouk Abdulmutalab intentó hacer explotar un avión comercial con 300 personas a bordo que viajaba rumbo a Detroit el día de Navidad de 2009. El detonante falló y el joven fue sentenciado a cadena perpetua.

Un año más tarde, en octubre de 2010, el Asirio intentar atentar contra dos aviones de correos enviando exactamente los mismos explosivos. Todo esto creó una situación de pánico en el transporte aéreo.

Apoyo médico

La crisis en Siria que comenzó en marzo de 2011 le brindó un ayudante inesperado en la persona del doctor Ahmed Said Saad, un cirujano sirio que se unió a AQPA desde el comienzo de la rebelión armada en su país y col colaborar en los experimentos para implantar un nuevo tipo de explosivo líquido indetectable, primero en animales y luego en humanos.

En 2012, Saad murió tras ser alcanzado por un ataque aéreo de EE.UU. Sin embargo, los éxitos conseguidos en los experimentos le concedieron a Al Asiri el reconocimiento del nuevo líder de Al Qaeda tras la muerte de Bin Laden, Ayman al Zawahiri, quien lo nombró inmediatamente segundo al mando de AQPA.

El fantasma del 11 de septiembre

Tras recibir la luz verde, el Asirio propuso a la cúpula de Al Qaeda organizó una serie de actos terroristas coordinados en vísperas del 12 aniversario de los ataques del 11-S para vengar la muerte de Bin Laden.

Los servicios de inteligencia estadounidenses lograron acceder a una conversación en la que al-Zawahiri, y el líder de Al Qaeda en la Península Arábiga, Nasir al-Wuhayshi, acordaban hacer “algo grande” el pasado 4 de agosto.

El potencial atentado podría convertirse en el más grave desde el 11 de septiembre de 2001. Por ello la interceptación de esta conversación provocó el cierre temporal de las embajadas estadounidenses en veinte países de Oriente Próximo y África.

Occidente está ahora en un estado de alerta máxima, ya que a pesar de las medidas de seguridad, nadie sabe dónde y cuándo golpeará Al Qaeda usando su nueva arma. Todos temen una repetición del 11 de septiembre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*