¿Cuáles son las actitudes de los estadounidenses hacia España? (Dr. Lajos Szaszdi)


¿Cuáles son las actitudes de los estadounidenses hacia España? Mucho se puede decir al respecto. Por lo general la Península Ibérica trae imágenes a los turistas americanos, de sol, corridas de toros, baile flamenco, paella valenciana, tapas y vinos, el pintor Goya o Don Quijote y los molinos de viento. Algunos otros los menos, americanos católicos y conservadores recuerdan la España de otros tiempos, defensora de la fe ante los moros, imagen resaltada por la llamada guerra contra el terrorismo islamista del anterior Presidente de EE.UU. George W. Bush. Hay claro, norteamericanos cultos que han viajado por Europa y en particular visitado a España y que saben más de su tierra que las imágenes que acabo de mencionar o que han leído obras como los “Cuentos de la Alhambra” de Washington Irving o la novela “Fiesta” (“The Sun Also Rises”) de Ernest Hemingway. Existen sin embargo prejuicios muy profundos, que hasta se podría decir están enraizados en el subconsciente de muchos angloamericanos estadounidenses.

Estos prejuicios antiespañoles de muchos angloamericanos son un legado cultural e idiosincrático de los ingleses, antiguos amos de las Trece Colonias de Norteamérica de donde se originaron los Estados Unidos de América. Los prejuicios antihispanos se basan en las animosidades generadas entre los anglosajones por siglos de guerras y rivalidades entre España por un lado e Inglaterra por el otro y que se iniciaron en el siglo XVI y duraron hasta al menos comienzos del siglo XIX. Estas guerras eran en parte por motivos religiosos – entre la católica España y la protestante Inglaterra, debiéndose sobre todo a la codicia inglesa por las riquezas y las tierras españolas en el Nuevo Mundo y el Océano Pacífico. Los prejuicios norteamericanos contra España se basan también en la Leyenda Negra, propaganda llena de falsedades y prejuicios antiespañoles y anticatólicos creada por los enemigos de España como parte de una inicial guerra de la información ya desde el siglo XVI y que pinta a los españoles como bárbaros crueles y sanguinarios – por pintar de esa forma a los Conquistadores de América – o como fanáticos religiosos e intolerantes, caracterizados por la Inquisición. Estos prejuicios, cabe señalar, son producto de la ignorancia y la falta de conocimiento en EE.UU. de la historia española y de la ausencia de su estudio a través de fuentes documentales e historiográficas deEspaña.

Así, no hay que olvidar que debido al resultado de las elecciones generales españolas tras los atentados terroristas islamistas del 11 de marzo del 2004 en Madrid, que le dieron el triunfo al PSOE y la derrota al que había sido el favorito en ganarlas, el Partido Popular, que el que fue Presidente de la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU., el Representante Dennis Hastert del Partido Republicano llegó a decir que el electorado español “sucumbió . . . a las amenazas del terrorismo”. Esta apreciación demuestra prejuicios que muestran el desconocimiento de la historia y del carácter español, que por su valor y fortaleza conquistó continentes, exploró océanos y mares alrededor del mundo y pudo retener a sus posesiones de ultramar ante los ataques de enemigos agrediendo usualmente con superioridad de fuerzas por unos 300 años. Además, ideólogos económicos del Partido Republicano y autodeclarados “conservadores” en EE.UU. predican entre sus círculos políticos y prosélitos ideológicos que la labor colonizadora española fue inferior a la inglesa en América porque, entre otras cosas, España no introdujo la propiedad privada en sus dominios americanos pero que los colonos ingleses de Norteamérica, como los puritanos mata-indios y quema-pseudobrujas, sí tenían propiedad privada. Así estos economistas neoliberales estadounidenses explican – sin base histórica factual y documental aunque sí ideológica – por qué le fue mal a Hispanoamérica económica y políticamente y por qué le fue tan bien a EE.UU. y el Canadá, dando a entender queEspaña ha sido inferior a los anglosajones.

No ha de sorprenderse por ello ante estos históricos prejuicios e ideas preconcebidas antiespañolas que haya hoy en día entre muchos estadounidenses y en particular entre muchos simpatizantes y miembros del Partido Republicano – aunque también entre miembros del Partido Demócrata – modernos prejuicios y desprecio contra los inmigrantes hispanoamericanos que van a los EE.UU en busca de trabajo y del llamado “sueño americano”, implementando políticas racistas y medidas persecutorias en estados como Arizona, Alabama y Georgia contra los inmigrantes indocumentados de Hispanoamérica, entre otras cosas por hablar español. Por algo es que estos norteamericanos persiguen imponer una política de hablar sólo en inglés dirigida contra el uso del español , a pesar que el castellano es otra lengua deEE.UU., habiendo sido una buena parte de los actuales territorios estadounidenses posesiones españolas y teniendo actualmente como segunda minoría demográfica a los hispanoamericanos, cuya Madre Patria es España.

Dr. Lajos Szaszdi

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*