¿ Dónde se ganará la liga ? ( Xavier Bosch )


La Liga la ganará el Barça o el Madrid. Esto es una apuesta segura. La única duda es en qué tramo del campeonato tendremos la sentencia. La Liga se gana, según los entendidos, en las diez últimas jornadas. La última Liga, en cambio, la ganó el Barça en los diez primeros partidos. O la perdió el Madrid. No importa. El récord de puntos del equipo de Mourinho, con título 2011-12 incluido, hizo que los blancos se instalaran en el merengue de la autocomplacencia, pensaran que la Liga volvería a ser pan comido y se dejaran puntos en campos donde deberían haber ganado. El Barça de Vilanova, en cambio, que se sabía observado con lupa y que no quería perder todas las comparaciones, tenía la intención de hacer acumulación de puntos. Tantos como pudiera, cuanto antes. Por eso hizo pocas rotaciones y consiguió el compromiso de los jugadores, incluso de aquellos que en el último año con Guardiola habían bajado un escalón competitivo, hasta el punto de que si Pep hubiera continuado posiblemente los hubiera querido fuera equipo. Todavía no habíamos llegado en septiembre y Vilanova ya tenía 5 puntos más que Mourinho, en tan sólo dos jornadas. Mientras Messi conseguía una remontada in extremis en el campo de Osasuna, el Madrid perdía en el campo del Getafe. Y, a aquellas alturas, todo el mundo decía que quedaba mucha Liga, que si nabos y que si coles, pero, al final, la diferencia final entre el Barça y el Madrid rayó en el arranque. Aparte, eran puntos, autoestima y gasolina para unos, y nervios y tensión para los demás.

Este año, y por circunstancias muy distintas, el Barça y el Madrid han tenido que prescindir de entrenadores con contrato en vigor y han llegado dos nuevos. Carletto Ancelotti era el deseado de Florentino, Gerardo Martino era el tapado de Rosell. El uno tiene renombre mundial y experiencia europea, el otro tiene la misma idea de fútbol de La Masía y mucha ilusión para devolver el agradecimiento que le haya tocado la lotería de entrenar la mejor plantilla del mundo pero con una messidependencia flagrante-como se volvió a demostrar en Malasia.

De entrada, la llegada de dos entrenadores nuevos ha hecho que, sobre el césped, todos los jugadores quieran demostrar que pueden ser titulares. Por esta parte, los dos equipos empatan a ganas de comerse el mundo. Unos con el añadido de pasar la mano por la cara a Mourinho y los otros con las ganas de homenajear un Vilanova conmovido por la rabia de haber tenido que dejar el trabajo a medio camino. Ancelotti y Martino-no es un detalle menor-vienen de equipos mucho menos competitivos pero de ligas mucho más competidas que la nuestra. Tanto en Francia como en Argentina cualquier equipo puede empatar, ganar o perder en el campo de todos. Aquí no. De entrada el Barça y el Madrid son favoritos en 37 de los 38 partidos de Liga. Sólo se cuenta que puede perder, a priori, cuando juega en el campo del rival directo. Y me da la impresión de que Martino y Ancelotti todavía no han descubierto que, aquí, dos empates son una crisis abierta. Y que no saben que un descuido inicial te puede dejar sin tiempo para reaccionar. De momento, el calendario de las nueve primeras jornadas parece muy favorable al Madrid, que juega con todos los equipos que lucharán por no descender a Segunda. Pero, entonces, en la jornada 10, llegan al Camp Nou. No me importan tanto aquellos 90 minutos como el que habrá pasado en los 810 anteriores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*