Mas evita el protagonismo en la Vía Catalana


En un gesto prácticamente calcado al de la manifestación de la Diada del año pasado, Mas optará por no participar en la Vía Catalana hacia la Independencia que este Once de Septiembre recorrerá 400 kilómetros y unirá 86 municipios con un clamor inequívoco a favor del estado propio. El presidente de la Generalitat recibirá una delegación de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en Palau al mediodía, poco antes de que la cadena humana se ponga en marcha, y ha dado libertad a los consejeros para que puedan participar en la movilización de la manera que quieran .

Esta participación, en todo caso, será a título individual. El Gobierno, según se encargó de explicar ayer el consejero de la Presidencia, Francesc Homs, ha optado por ceder todo el protagonismo a los impulsores de la cadena y pasar de perfil. “En un proceso tan complejo como éste es muy importante que cada uno haga bien su papel. Tenemos que centrarnos en lo que está a nuestro alcance”, aseguró Homs para aclarar la posición del Gobierno. En otras palabras: el ANC es la organizadora y el protagonismo debe ser para la entidad y los participantes, mientras que el ejecutivo debe hacer su trabajo.

La reunión del Gobierno de ayer, la primera después de vacaciones, sirvió para fijar la posición sobre la presencia del presidente y los consejeros en la Vía Catalana y para reiterarle con un punto menos de intensidad que las declaraciones de varios líderes nacionalistas de las últimas semanas-el apoyo a la organización. “Es una iniciativa que va en la línea de empujar”, consideró el consejero de la Presidencia, que considera secundaria la presencia institucional en la cadena. En otras palabras: Mas ve con simpatía la movilización, pero quiere sacarle cualquier pátina de gubernamentalización.

Este es el resumen de la intervención del presidente en la reunión del Gobierno, en el que dejó claro que no asistiría a la marcha aunque unas horas antes sí recibiría los organizadores. La decisión de Mas ya la preveían la mayoría de consejeros, que tenían claro que se repetiría el esquema de la manifestación del año pasado. “Que nadie pueda decir que nos apropiamos de nada”, vino a decir Mas a sus consejeros sobre la participación gubernamental en la cadena humana.

La participación de Unión
La siguiente en tomar la palabra fue la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, que según su entorno aún no tiene decidido si participará en la Vía Catalana. Ortega se mostró cómoda con la posición adoptada por Mas y defendió que cada consejero decida individualmente su participación. Unión reunirá la permanente y el comité de gobierno la próxima semana para fijar la posición sobre la cadena humana, y hasta entonces sus dirigentes no se pronunciarán. Según dio a entender a la reunión Josep Maria Pelegrí, secretario general democristiano y consejero de Agricultura, Unión optará por dar libertad a sus militantes. Dirigentes del partido consultados por el ARA avalan esta tesis y añaden que ya hay miembros del comité de gobierno apuntados en la cadena humana y que las juventudes participarán activamente.

Sus socios de CDC, mucho más entusiastas con la iniciativa de la ANC, también reunirán sus órganos de dirección la próxima semana. Todos los dirigentes nacionalistas consultados auguran que Convergencia se “volcará” en la Diada, e incluso no se descarta que el partido preste apoyo logístico a los organizadores para trasladar manifestantes en las Tierras del Ebro, donde todavía hay tramos vacíos.

De momento hay al menos cuatro consejeros-Neus Munté, Felip Puig, Santi Vila y Ferran Mascarell-que acudirán a la cadena humana. Munté se apuntó hace semanas con la familia, y Vila será en Figueres. Mascarell, en cambio, elegirá un lugar que tenga un significado cultural y que guarde relación con el departamento que dirige. Fuentes nacionalistas dan por hecho que al menos dos consejeros de rango alto serán el tramo de la plaza Sant Jaume.

De Gispert, en el Parlamento
Aunque la decisión final la tomará a finales de semana, la presidenta del Parlamento, Núria de Gispert, será en la cámara catalana la tarde de la Diada y muy probablemente saludará a los representantes de la ANC que se acerquen. La acompañarán los miembros de la mesa Lluís Corominas, Anna Simón y Josep Rull.

El líder de ERC, Oriol Junqueras, también participará en el tramo de la Ciutadella. Y, al menos de momento, no hará casus belli de la participación del Gobierno en la Vía Catalana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*