Las personas con altos niveles de estudios son más racistas


Un científico de la Universidad de Michigan, en EE.UU., hizo un descubrimiento sorprendente. Estableció que las personas con un alto nivel intelectual y de estudios son tanto o más racistas que otros menos inteligentes, pero lo disimulan mejor.

Desde hace décadas los sociólogos y psicólogos están de acuerdo a la hora de afirmar que las personas con estudios tienen una visión más amplia del mundo, son más tolerantes y entienden que todos deben disfrutar de igualdad de derechos independientemente de la raza, el color de la piel o el credo. Sin embargo, el investigador estadounidense Geoffrey WODTKE demostrar que no es así.

En su estudio el profesor WODTKE utilizar datos de las encuestas de General Social Survey realizadas entre 1972 y 2010. Esta encuesta social se llevó a cabo en los EE.UU. anualmente desde 1971 hasta 1994, y desde entonces se realiza cada dos años. En la encuesta, que dura unos 90 minutos, participan estadounidenses mayores de 18 años. Las preguntas se refieren a todas las esferas de la vida pública.

El investigador incluyó en su trabajo las respuestas de 44.873 personas, ninguna de ellas afroamericana. De los encuestados, con una edad media de 46 años, el 56% eran mujeres. Las personas sondeadas tenían diferentes niveles de formación, en función de los cuales se dividieron en tres grupos.

Los resultados del estudio fueron sorprendentes. El 38,1% de los norteamericanos blancos creen que los negros son perezosos, y el 18,3% cree que son maleducados. Mientras tanto, el 52,2% admite que la discriminación racial existe y que hay eliminarla. Pero al mismo tiempo el 29,3% de los encuestados dijo que no quieren tener vecinos negros, aunque el 73,6% está a favor de la elaboración de leyes contra la discriminación en la política de vivienda. El 88,8% de los sondeados declararon que no están en contra de la educación conjunta de los niños negros y blancos, pero en realidad sólo el 23,1% desea que sus hijos compartan el autobús escolar con niños afroamericanos.

El análisis de la encuesta descubrió otra curiosidad. El porcentaje de aquellos que son conscientes de la existencia del problema del racismo y que reconocen la necesidad de luchar contra esta plaga es mucho mayor entre la gente con estudios. Sin embargo, entre ellos son pocas las personas que están dispuestas a tomar medidas reales contra la discriminación. Y, al contrario, los estadounidenses con un nivel de educación más bajo en su mayoría resultaron más tolerantes, ya que no sólo reconocían el problema, sino que apoyaban la igualdad de derechos.

WODTKE explica esta situación de la siguiente manera: los blancos con altos niveles de estudios ven como una amenaza el intento de los estadounidenses negros de subir peldaños en la escala social. Por este motivo los norteamericanos blancos que han alcanzado cierto estatus no apoyan las medidas de lucha contra el racismo, ya que no quieren renunciar a los privilegios de que gozan, pero también porque, simplemente, no están interesados ​​en la instauración de la justicia social , opina.

Los resultados de su investigación el profesor WODTKE los presentó en la reunión anual de la Asociación Americana de Sociología (ASA, por sus siglas en inglés).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*