¡Presentan la primera hamburguesa echa en un laboratorio!


Un grupo de científicos holandeses han presentado en Londres la primera hamburguesa creada artificialmente en un laboratorio a partir de células madre de vaca.

La hamburguesa se ha podido degustar en una rueda de prensa en Londres que ha servido para presentar el avance y explicar cómo el grupo de expertos liderados por Mark Post, de la Universidad de Maastricht, han sacado adelante este proyecto, que ha costado casi 250.000 euros aportados por Sergey Brin, cofundador de Google.

A partir de células madre de vaca, los científicos han conseguido multiplicar las muestras después de alimentar con nutrientes las células y acelerar el crecimiento mediante sustancias químicas.

Después de tres semanas de proceso continuado, obtuvieron más de un millón de células madre que fueron colocadas en pequeños recipientes donde se fusionaron hasta formar minúsculas tiras de músculo, de aproximadamente un centímetro de largo y varios milímetros de ancho.

Una vez conseguidas 20.000 de estas tiras, se congelaron y más tarde se dejaron a temperatura ambiente para convertirlas en una masa compacta de hamburguesa que puede ser cocinada. En la elaboración participan decenas de millones de células madre, según el profesor Post.

En la rueda de prensa en Londres, los científicos han advertido que todavía trabajan para darle un aspecto más auténtico, ya que la carne procedente del laboratorio es blanca y el gusto todavía “no es lo suficientemente bueno”, en palabras del jefe de equipo .

La hamburguesa lo ha cocinado el chef Richard McGowan y la han probado la investigadora Hanni Ruetzler y el crítico gastronómico Josh Schonwald.

“Pensaba que la textura sería más suave … el gusto es bastante intenso, parecido a la carne, pero no es tan jugosa. La consistencia es perfecta, pero me ha faltado la sal y la pimienta”, dijo Ruetzler . Schonwald ha dicho: “La sensación en boca es como la carne, sin grasa. Cuando la muerdes parece una hamburguesa. Lo que es diferente es el sabor”.

Los expertos han apuntado que el desarrollo de esta nueva técnica podría ser una buena solución en caso de que falten alimentos de carne en un futuro. También podría suponer una alternativa viable para los colectivos contrarios al consumo de carne por el sufrimiento que padecen los animales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*