Se extienden los abandonos de los cerdos vientnamitas


Tortugas, petauros, chinchillas y mapaches son otras mascotas exóticas de las que más se suelen desprender los propietarios | Los refugios y protectoras de animales alertan que están al límite tanto de su capacidad como económicamente.

Famosos como George Clooney o Paris Hilton habían contribuido a popularizar el cerdo vietnamita como mascota. Pero pasado un tiempo, como si de una moda se tratara, este animal ha dejado de ser tan popular y las entidades animalistas alertan de numerosos casos de abandono. Tal como ocurrió en Marita, la cerda vietnamita que aparece en la fotografía y que fue rescatada de un bosque cuando era pequeña. Ahora, que ya está vacunada, con el chip y esterilizada, descansa en la Protectora de Animales de la comarca de la Anoia.

“Actualmente el boom de abandonos es el cerdo vietnamita, recibimos muchas llamadas de gente que quiere deshacerse de este animal. Se venden como cerdos enanos y luego crecen y pueden llegar a pesar 80 kilos”, comenta Jennifer Berengueras, coordinadora de Proyectos y Relaciones Internacionales de la Fundación para la Adaptación, el Apadrinamiento y la Defensa de los Animales (FAADA), que ha detectado casos de abandono de estos mamíferos en el Baix Llobregat y el Vallès Oriental, concretamente en el Figaró. “El abandono de los cerdos vietnamitas además es un problema porque se reproducen entre ellos e incluso con los jabalíes”, explica Berengueras, que en los últimos años han dado alrededor de un centenar de casos.

Los refugios se han encontrado que cada vez más los dueños de estos animales no se quieren hacer cargo. “Han dejado de ser una moda y recibimos muchas llamadas de personas que ya no pueden cuidarlos, pero actualmente no podemos acoger más porque estamos al límite, tanto en el espacio de bienestar de los animales como económicamente”, señala Dolores García, presidenta de la Asociación Protectora de Animales de la comarca de la Anoia, que actualmente alberga 11 cerdos vietnamitas. De hecho, hace un tiempo tuvieron un rescate en la montaña con más de 20 mamíferos de esta especie, que con el tiempo muchos han encontrado un nuevo hogar.

Jordi Bayona, responsable de otro refugio en Manresa, en estos momentos tiene un cerdo vietnamita, aunque reconoce que “a lo largo de este año ya han pasado seis por aquí”. En estos casos la información es básica, según apunta Bayona: “Los cerdos tienen unas necesidades como escarbar y si viven en un piso y no tienen tierra donde hacerlo lo harán en un sofá o en un armario, de manera que se produce un redirecionamiento de su conducta, y estos trastornos no son buenos ni para los animales ni para nosotros “.

Además de cerdos vietnamitas, los petauros (unos marsupiales voladores), las ardillas coreanas, las chinchillas y los mapaches son otros de los animales exóticos que últimamente más se abandonan, según alertan las protectoras de animales.

Tortugas: del acuario en el lago del parque
Las tortugas siguen siendo una de las mascotas exóticas que más se abandonan. Las especies de Florida y California suelen ser las más comunes, aunque también hay casos de tortugas mordedoras. “Se abandonan tantas porque también muchas veces se compran de manera impulsiva, son animales que no valen más de 3 o 10 euros, son pequeñas en el momento de la compra, pero pueden llegar a pesar dos kilos, crecer hasta 30 centímetros de largo y vivir entre 20 y 30 años “, asegura Berengueras, de FAADA.

Estos reptiles muchas veces terminan en las grandes ciudades en los estanques de los parques con un destino trágico. “El índice de mortalidad es muy elevado, la mayoría de estos animales mueren por enfermedades que no tienen un tratamiento veterinario, si son pequeñas pueden ser atacadas por ratas y gaviotas, o cuando se vacían los lagos para limpiar mueren con la máquinas o quedan atrapadas en el barro “, denuncia Berengueras. Para evitar esta realidad FAADA llevó a cabo una campaña el año pasado en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona con la instalación de una pequeña isla en los lagos simulando los terrarios donde se venden las tortugas. Esta iniciativa, con el nombre ‘Esto no es un acuario para tortugas’, tuvo lugar en los parques de la Ciutadella, Diagonal Mar, Turó Park y Piscinas y Deportes. La campaña se ha puesto en marcha de nuevo este verano en Sant Cugat, en el parque de la Guinardera. El objetivo es extenderla a otras ciudades como Badalona, ​​Masnou o Castelldefels.

Las entidades animalistas calculan que el año de abandonan más de 1.000 tortugas en Cataluña. Sólo en el lago del Turó Park encontraron hace dos años 120 tortugas. Ante esta realidad, FAADA también exige un mayor endurecimiento de las leyes. “Hay que regular y prohibir de forma inmediata y, en la medida de lo posible, la venta de cualquier tipo de animal exótico, el problema cada vez es mayor”, asegura Berengueras. Aunque en 1997 se limitó la importación de tortugas de Florida, “por su potencial invasor de la fauna autóctona”, tal como recuerda la representante de FAADA, “a continuación se decidió importar la especie California, que también tiene un potencial invasor “. Las entidades animalistas añaden que debido a las “condiciones de captura, crianza, transporte y almacenamiento, se calcula que sólo uno de cada diez animales exóticos con los que se comercia llega vivo al punto de venta”.

Refugios al límite
Otra de las grandes dificultades de los centros de recuperación y refugios es que están al límite de su capacidad con unos recursos económicos muy limitados. “Hacemos lo que podemos, nos adaptamos a las necesidades del animal hasta que pueda ser reubicado en un lugar adecuado”, comenta la presidenta de la Asociación Protectora de Animales de la comarca de la Anoia. “La situación de los refugios en general es crítica, si antes llegaban algunas ayudas, tarde y pocas, desde hace unos años no se recibe nada y cuesta mucho que la gente adopte”, añade.

Los responsables de refugios y protectoras de animales recuerdan que es necesario que las personas se informen y sean conscientes a la hora de cuidar de un animal. “Si se abandona un cerdo vietnamita, una tortuga, un gato o un perro es una falta de responsabilidad y de consideración, cuando decides adoptar un animal debes ser consciente de que es una decisión que dura toda la vida del animal”, explica García. “Hay que informar mucho antes de adquirir un animal de fauna exótica, ya sea un cerdo vietnamita o un pájaro”, dice Bayona, que en su refugio ha acogido desde conejos, loros hasta iguanas.

Para coordinar mejor entre los diferentes centros y asociaciones un protocolo de actuación para qué hacer en función de la especie recogida. Las entidades animalistas aconsejan que si una persona encuentra un animal exótico lo comunique a la administración o las protectoras de animales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*