Samsung Galaxy Note 2 se come al Iphone 5


¿Potencia o equilibrio? ¿Funciones exclusivas o popularidad? ¿Formato amplio o dispositivo ligero? No cabe duda de que a la hora de poner frente a frente los Samsung Galaxy Note 2 y iPhone 5 hay una serie de diferencias que los distancian enormemente. No obstante, eso no quita el hecho de que sean los terminales de referencia de dos de las firmas más importantes del sector —y de hecho, los principales fabricantes de smartphones—, por lo que el enfrentamiento se hace necesario si se trata de plantearse la posibilidad de comprar el teléfono más interesante del mercado. Ante esto, es más que posible que el posible de uno u otro tenga que tener en cuenta una serie de consideraciones a la hora de compararlos. Echemos un ojo a cuáles son los puntos clave en este sentido.

Diseño y pantalla

De entrada, ambos equipos llaman la atención por su diseño. Uno, por sus poderosas proporciones; otro, por su delgadez y nuevo formato. El primero es el Samsung Galaxy Note 2, el teléfono con la pantalla más grande del mercado, nada menos que 5,5 pulgadas que permiten ver contenidos en alta definición. El segundo es el iPhone 5, un terminal ligero —sólo 112 gramos— y muy delgado —7,6 milímetros—, siendo además el primer móvil de Apple que supera la medida de 3,5 pulgadas en su panel, llegando a las cuatro pulgadas.

La decisión aquí estriba en saber si lo que queremos es un terminal que sea generoso en pantalla y si, con ello, no nos importa sacrificar algo de versatilidad. Por otro lado, hay que considerar también el apartado de los materiales empleados en la construcción del equipo. Hay quien critica la fijación de la surcoreana Samsung con las carcasa de plástico. En este caso, se trata de poliuretano con un acabado brillante, que si bien puede no ser tan atractivo a nivel estético como el aluminio anodizado deliPhone 5 —aunque desde luego es arriesgado quitarle interés al Samsung Galaxy Note 2 en este sentido—, sí que es más resistente en el uso cotidiano: no son pocos los usuarios que ya han criticado la sensibilidad de la cubierta exterior del teléfono de Apple, que sufre la presencia de arañazos con mucho facilidad.

Conectividad

No hay duda: el Samsung Galaxy Note 2 barre al iPhone en este apartado. Es, junto con su hermano pequeño, el Samsung Galaxy S3, el teléfono más completo del mercado en lo que a conexiones se refiere. No es sólo que disponga de algunos de los puntos fundamentales de cualquier smartphone, sino que además apuesta por una serie de extras que elevan el interés del dispositivo. Y es que además de 3G, Wi-Fi, Bluetooth o puerto microUSB, el Samsung Galaxy Note 2 dispone de NFC y, si se dispone de soporte en el país donde se use, acceso a redes 4G a través de LTE. También da la opción de lanzar una señal de alta definición usando un adaptador MHL conectado a la salida microUSB.

En cuanto al iPhone 5, su perfil es bastante completo, aunque cuenta con algunos problemas. Habrá quien le reproche a Apple que no se haya lanzado a integrar la tecnología NFC o que haya limitado el uso del nuevo estándar LTE a unas frecuencias que vetan literalmente a casi todos los usuarios europeos la posibilidad de usar esta conectividad. Pero salvando eso, el iPhone 5 sigue mostrando algunos problemas. El más destacado es la presencia de Lightning, el nuevo conector propietario que, a pesar de ser más rápido y fácil de usar —permite la conexión bidireccional, sin limitar a una única posición el enganche—, cuenta con el problema de no ser compatible con el puerto anterior, el dock de 30 pines —en muchos casos, ni siquiera recurriendo a un adaptador.

Multimedia y cámara

Más puntos para el Samsung Galaxy Note 2. El teléfono de gama alta de la surcoreana es prácticamente compatible con todos los formatos de vídeo, imagen y audio que podamos querer reproducir en el terminal. Pero no sólo eso. Sin entrar en las posibilidades asociadas al hecho de incluir un accesorio, el S Pen, con el que se pueden acceder a funciones que no están disponibles en ningún otro equipo, podemos decir que la potencia y músculo de que hace gala el Samsung Galaxy Note 2permite, entre otras cosas, reproducir vídeo de alta definición en una ventana flotante mientras ejecutamos otras tareas simultáneamente.

En este sentido, Apple sigue poniéndole puertas al campo, limitando toda la experiencia multimedia, en primer lugar, al criterio de este guardián que conocemos como iTunes. Una vez más, todo debe pasar por el filtro de la aplicación-puente de escritorio desarrollada por los de Cupertino. En general, no tendremos problema en pasar música al equipo, pero con el vídeo lo tendremos más complicado. Recurriendo a conversores podríamos meterle películas y vídeos de formatos como MKV o DivX aliPhone 5, pero el proceso se hace mucho más farragoso que, simplemente, arrastrando el archivo desde el ordenador a la memoria del móvil, como pasa con el Samsung Galaxy Note 2.

Respecto a las cámaras, los resultados que se obtienen con una y otra unidad principal son bastante similares. En los dos casos nos topamos con un sensor de Sony capaz de capturar fotos con calidad máxima de ocho megapíxeles, y vídeos en FullHD. Un flash LED acompaña a la unidad en el Samsung Galaxy Note 2 y el iPhone 5. Si analizamos el tipo de lentes que lleva el teléfono de Apple, sabremos que han empleado cristal de zafiro para su construcción, que en principio son muy luminosas y aportan excelentes resultados. Pero sólo en principio: estos días no pocos usuarios denuncian que sus terminales capturan, en sus fotos, un visible destello púrpura que, si bien puede resultar muy estético en algunos casos, es siempre inesperado. Apple aduce que esto es normal, sin plantear posibles soluciones al problema.

Procesador, sistema y memoria

Cabe hacer un par de consideraciones en este apartado. Por un lado, en términos estrictamente técnicos, Samsung ha equipado a su terminal de la unidad más potente del mercado, el Exynos 4 Quad que desarrolla una frecuencia de 1,6 GHz basándola en una arquitectura de cuatro núcleos. El A6 deliPhone 5 es un chip de doble núcleo que, si bien Apple no lo ha declarado oficialmente, consigue alcanzar una potencia de 1,3 GHz. No obstante, en este punto se levanta la controversia acerca de si la técnica debe estar al servicio de su integración con las funciones del equipo, o debe ser en sentido contrario.

Tanto el Samsung Galaxy Note 2 como el iPhone 5 estrenan plataforma, y se habrían desarrollado para funcionar, de forma nativa, con sus respectivos sistemas. En el caso del móvil de Samsung, no es el primer móvil que vemos funcionar con Android 4.1 Jelly Bean, pero sí es el único hasta ahora, dentro del mercado de teléfonos, que se ha puesto a la venta funcionando desde su estreno con esa versión del sistema. Un caso análogo nos encontramos con el iPhone 5. Siendo así, los dos móviles vienen a jugar en la misma liga en condiciones más que similares, entendiéndose el Samsung Galaxy Note 2 como el más potente de los dos —aunque la integración de las prestaciones del iPhone 5 con iOS 6 es aún más específica.

Respecto a la memoria interna que equipan uno y otro dispositivo, hay que señalar que es la posibilidad de ampliar la capacidad interna la que marca la diferencia. Los dos móviles están disponibles en versiones de 16, 32 y 64 GB de memoria interna, pero sólo el Samsung Galaxy Note 2 permite instalar unidades microSD de hasta 64 GB. En la práctica, el terminal de Samsung podría tener hasta 128 GB de fondo de almacenaje en total.

Autonomía

Y volvemos a asistir a un importante escalón entre el Samsung Galaxy Note 2 y el iPhone 5. Mientras que el móvil de Apple es capaz de soportar jornadas de trabajo en uso de entre ocho horas —en uso— y poco más de nueve días —en reposo. El Samsung Galaxy Note 2, por su parte, se vale de una súper batería de nada menos que 3.100 miliamperios, con la que se alcanza una autonomía, a plena carga, de entre 16 horas —en uso— y unas cinco semanas —en resposo. En los dos casos, contamos con que el teléfono mantiene la red de datos activa.

Opiniones

Volvemos al argumento inicial. Los Samsung Galaxy Note 2 y iPhone 5 son teléfonos muy distintos, pero guardan una serie de similitudes que los hacen homólogos en el mercado. Son los gama alta de los principales fabricantes de este segmento, cuentan con las pantallas más amplias de sus respectivos catálogos y guardan precios similares, que parten de los 660 y 680 euros, hasta los 880 euros, según la versión que elijamos.

Si lo que buscamos es potencia, una completísima paleta de funciones —recordemos que la presencia del S Pen se reserva aplicaciones exclusivas orientadas a la productividad, la creatividad, la organización y la gestión multitarea—, un formato más que generoso y un potencial multimedia muy solvente, el Samsung Galaxy Note 2 debería ser nuestra elección. Por contra, el iPhone 5 se prescribe para los fans acérrimos de los atractivos equipos de Apple, siendo más ligero y manejable, al tiempo que se integra a la perfección con el resto de la familia de dispositivos de la casa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*