Inicio » ¿ Hay provocación sexista en la música ?
31.08.2013

¿ Hay provocación sexista en la música ?

Puede parecer sorprendente , pero estas frases se repiten una y otra vez en todas las emisoras de radio musicales del país , en los chiringuitos de las playas o en las piscinas : ” Tú eres el zorro más buenorra que hay en este lugar; han intentado domesticar , pero eres un animal , está en tu naturaleza , te voy a dar algo suficientemente grande como para romperse el culo en dos ; haz como si te hiciera daño … ” . Se trata de la letra de Blurred lines , una de las canciones del verano , del artista estadounidense Robin Thicke . Su prosa quizá haya pasado desapercibida por estas latitudes al estar escrita en inglés , pero no así el videoclip del tema , en el que un Thicke bien vestido se pasea con dos colegas entre chicas semidesnudas que sujetan corderitos , tocan el banjo , ponen a cuatro patas o juegan con una sarta de salchichas . En total , más de 15 millones de personas han visto el vídeo en YouTube y otros 154 millones han visitado una versión algo más light de la cinta . El mensaje , al final , viene a ser lo mismo .

El tema tiene algo de autoparodia , pero ilustra hasta qué punto la música para las masas explota el estereotipo de mujer como objeto de disfrute sexual para el hombre . Los niveles a los que lo eleva Thicke son más propios del hip – hop o del reggaeton , donde el machismo y la homofobia campan a su aire, una dirección que ahora toman algunos artistas pop . La última canción de Justin Timberlake o el tema I know you want me , que hace un par de años popularizó Pitbull , son sólo dos ejemplos del auge del sexismo mainstream . Es posible a estas alturas ?

“Los videos son el reflejo de la sociedad que tenemos y construimos , y la sociedad en que vivimos es machista y discriminadora “, señala Silvia Morón , pedagoga y miembro del grupo de investigación sobre Violencia y Medios de Comunicación de Blanquerna – URL . Esta profesora señala que el estereotipo de mujer como objeto sexual perdura y es asimilado tanto por hombres como por mujeres , por eso canciones y videos como el de Thicke triunfan . “Hay un público objetivo que lo aprueba , a que gustan estas producciones , si se produjera un rechazo generalizado no lanzarían temas de este tipo ” , continúa. A nadie se le pasa por la cabeza que una canción abiertamente homófoba o racista llegara al número uno de todas las listas de éxitos , que la emitieran por antena a todas horas como ocurre con Blurred lines . ” En cambio, un tema en el que se hace burla de la mujer y se la degrada sí acepta ” , incide esta investigadora .

La presencia del sexo en canciones y videoclips no es nada nuevo . El tema Erotica , que Madonna lanzó en 1992 , marca uno de los hitos al respecto. Pero la cinta de Madonna presenta la imagen de una mujer consciente de su sexualidad y reivindica el amor lésbico . Erotica es provocación más denuncia social . Los vídeos que triunfan últimamente , en cambio , recurren a los mitos clásicos ya tópicos , indica Patricia Soley – Beltran , doctora en Sociología del Género y profesora en la UOC y la UPF . “Lo que irrita de Blurred lines es esta visión tan anticuada : la mujer como un animal que el hombre ha de domesticar , porque él sabe lo que ella necesita ” , resume . “Yo sé qué quieres , yo se que quieres … voy a coger a una niña buena” , repite insistentemente Robin Thicke . “Sé que me deseas” , dice el tema de Pitbull . “La manera en que representan la sexualidad de la mujer no es madura ; aparecen chicas mucho más jóvenes que el cantante en una actitud pasiva “, continúa esta doctora . En este sentido , la tan discutida actuación de Miley Cyrus ( la ex – Hanna Montana reconvertida en no se sabe qué) supone un paso más allá en esta situación. “Ella es la que toma la iniciativa , la que ataca , el problema es que no lo presenta de una forma creíble” , considera esta investigadora .

Lo curioso del tema es que los balanceos de Cyrus hayan escandalizado a la opinión pública de esta manera y nada se haya dicho de la pos chulo – proxeneta de Thicke . “Yo sé que quieres … ” . En este sentido , Soley – Beltran advierte que el debate debe alejarse moralismos . ” Como sociedad , deberíamos hacer una reflexión profunda sobre qué modelo de sexualidad deseamos” . Hoy en día imperan dos modelos : el clásico del macho dominante , y el de la mujer que asume ese rol masculino y que hace del hombre un objeto . “Eso es lo que queremos ? La gran revolución consiste en que la mujer asuma una sexualidad según unas reglas del juego que no ha definido? ” , Se pregunta esta investigadora .

Los cambios simbólicos que implican la búsqueda de unas relaciones diferentes , de igual a igual , son profundos , lo que ha de calar entre generaciones . “El problema -afirma Silvia Morón -es que estamos rodeados de un retroceso democrático , en el que perdemos derechos y aumenta la violencia de todo tipo- económica , educativa , sanitaria … – , y en este contexto vuelven a aparecer actitudes que creíamos superadas ” .

“Yo sé qué quieres , eres un animal , está en tu naturaleza ; cogeré una niña buena , haz como que te hace daño … ” . Lo dice Robin Thicke cada día por la radio , y no pasa nada .

No hay comentarios

Deja tu comentario